Los valores

En Viña El Abrazo tenemos el sueño de producir vinos que reflejen nuestros ideales y el terroir de nuestra viña.

La calidad, colaboración, gratitud y respeto son Ideales que construimos en conjunto, que no llegaron como una iluminación y sí de un proceso largo de discusión y de búsqueda de conocimiento. Ideales que son más fáciles de compartir después de un gran abrazo.

calidad

Cuidando cada detalle de la vid y la bodega, utilizando métodos artesanales y sin agro tóxicos. Aprovechando la pendiente inclinada de nuestro viñedo.
Desde el cuidado de la vid hasta el proceso de embotellar es realizado manualmente. Un gran vino está lleno de infinitos detalles. Cada año aprendemos algo nuevo, muchas técnicas nuevas aparecen… pero sigue siendo vigente el principio que la pasión y el trabajo duro son fundamentales para un buen resultado.

calidad

Cuidando cada detalle de la vid y la bodega, utilizando métodos artesanales y sin agro tóxicos. Aprovechando la pendiente inclinada de nuestro viñedo.
Desde el cuidado de la vid hasta el proceso de embotellar es realizado manualmente. Un gran vino está lleno de infinitos detalles. Cada año aprendemos algo nuevo, muchas técnicas nuevas aparecen… pero sigue siendo vigente el principio que la pasión y el trabajo duro son fundamentales para un buen resultado.

colaboracion

Abiertos a producir un vino colaborativo con un viñedo argentino, transformando la amistad de los fundadores en un gran vino. Algún día y en algún lugar, conseguiremos unir lo mejor del malbec argentino con lo mejor del Carmenere chileno.
Argentina y Chile tienen una de las fronteras más largas del mundo. Nos educaron que las fronteras eran para dividir el territorio de los países, con nuestra amistad descubrimos que la frontera es lo que nos une y que tenemos mucho que aprender de nuestras tradiciones en la producción del vino.
Hemos realizado varias veces el camino que un día realizó san Martin, cruzando la cordillera de los andes que une Mendoza con Santiago. Su espíritu colaborativo lo llevó a luchar las mismas batallas que sus hermanos chilenos.
Aquel famoso abrazo de Maipú inspiró el nombre de la viña y también refleja uno de los valores más fuertes de nuestro viñedo.

colaboracion

Abiertos a producir un vino colaborativo con un viñedo argentino, transformando la amistad de los fundadores en un gran vino. Algún día y en algún lugar, conseguiremos unir lo mejor del malbec argentino con lo mejor del Carmenere chileno.
Argentina y Chile tienen una de las fronteras más largas del mundo. Nos educaron que las fronteras eran para dividir el territorio de los países, con nuestra amistad descubrimos que la frontera es lo que nos une y que tenemos mucho que aprender de nuestras tradiciones en la producción del vino.
Hemos realizado varias veces el camino que un día realizó san Martin, cruzando la cordillera de los andes que une Mendoza con Santiago. Su espíritu colaborativo lo llevó a luchar las mismas batallas que sus hermanos chilenos.
Aquel famoso abrazo de Maipú inspiró el nombre de la viña y también refleja uno de los valores más fuertes de nuestro viñedo.

gratitud

Devolver en parte lo que hemos recibido gracias a nuestra educación y permitir a jóvenes de los dos países que puedan educarse. Para conseguirlo, destinaremos una parte de nuestros ingresos a colaborar con la educación de quienes tienen las ganas y la capacidad y le faltan recursos.
Sabemos que por nuestro tamaño, por ahora, no conseguiremos cambiar la realidad de todos los que por falta de ayuda no consiguen tener acceso a una educación transformadora, pero haremos nuestra parte y esperamos que nuestro ejemplo fomentaremos que otros también lo hagan.

gratitud

Devolver en parte lo que hemos recibido gracias a nuestra educación y permitir a jóvenes de los dos países que puedan educarse. Para conseguirlo, destinaremos una parte de nuestros ingresos a colaborar con la educación de quienes tienen las ganas y la capacidad y le faltan recursos.
Sabemos que por nuestro tamaño, por ahora, no conseguiremos cambiar la realidad de todos los que por falta de ayuda no consiguen tener acceso a una educación transformadora, pero haremos nuestra parte y esperamos que nuestro ejemplo fomentaremos que otros también lo hagan.

respeto

A nuestro entorno, y todas las personas que se relacionan con la viña: colaboradores y consumidores. Hoy la mitad de la energía necesaria para regar nuestra viña se genera por una planta de energía solar. Acumulamos el agua del rio Maipo, transportándola más de 2 Km y a una altura de 200 metros y luego regamos por gravedad.
El sol que es parte de nuestro símbolo, no solo ayuda a madurar nuestras uvas, también nos ayuda a irrigarlas. Tenemos el compromiso de conseguir nuestra completa autonomía energética hasta el 2020. Ese año toda la energía utilizada en el viñedo será generada por nuestra planta energía solar.
Para cada botella de nuestro vino gran reserva se utilizaron 1,3 kgr de uva. En la hectárea destinada a este vino, plantamos 6.000 vides. 2.000 de cada una de las variedades que contiene el corte
Por ser una viña en altura, se instaló un sistema de riego tecnificado para entregar a cada planta la cantidad de agua necesaria para su desarrollo.

respeto

A nuestro entorno, y todas las personas que se relacionan con la viña: colaboradores y consumidores. Hoy la mitad de la energía necesaria para regar nuestra viña se genera por una planta de energía solar. Acumulamos el agua del rio Maipo, transportándola más de 2 Km y a una altura de 200 metros y luego regamos por gravedad.
El sol que es parte de nuestro símbolo, no solo ayuda a madurar nuestras uvas, también nos ayuda a irrigarlas. Tenemos el compromiso de conseguir nuestra completa autonomía energética hasta el 2020. Ese año toda la energía utilizada en el viñedo será generada por nuestra planta energía solar.
Para cada botella de nuestro vino gran reserva se utilizaron 1,3 kgr de uva. En la hectárea destinada a este vino, plantamos 6.000 vides. 2.000 de cada una de las variedades que contiene el corte
Por ser una viña en altura, se instaló un sistema de riego tecnificado para entregar a cada planta la cantidad de agua necesaria para su desarrollo.